18 enero 2013

La reacción trente al debilitamiento

Filed under: medicina homeopatica — admin @ 15:06

La enfermedad nos enseña que tenemos que quedarnos quietos y ocuparnos de ella, nos tenemos que tomar todo el tiempo que sea necesario para rastrearla y de esa manera curarnos. Si me quiebro el tobillo constantemente tendría que preguntarme qué pasa en el camino de mi vida, qué me ocurre cuando voy para adelante. Se dice que “las enfermedades son producto de un desequilibrio tanto interno como externo, en relación con la naturaleza, la sociedad y la unidad espiritual”.

Esto significa que las personas nos llenamos de estructuras para andar por el mundo y creemos que ellas pueden guiar nuestra conducta eternamente. Sin embargo, llega un momento en el que ya no sirven. Los patrones que rigen a una persona en la juventud no le son útiles en su adultez. La clave reside en saber despegarse de ese sistema de creencias cuando nos damos cuenta de que ya no responden a nuestra esencia.

Las cosas materiales de las que estamos rodeados no traen la felicidad, tenemos que detenernos y pensar qué es lo que necesitamos para vivir. Es bueno recordar, por ejemplo, qué cosas nos hacían felices cuando éramos niños y tratar de conectarnos con eso.
No debemos olvidar que somos una unidad. El cuerpo, la mente y nuestro espíritu forman nuestro ser y es indispensable para vivir en armonía con uno mismo y evitar la enfermedad.

Etiquetas:
Este contenido tiene un carácter informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones médicas, consulte siempre con su médico.