20 mayo 2010

Nuevas Perspectivas de la Homeopatía

Filed under: Cancer y homeopatia,Cerebro y homeopatia — admin @ 17:20

El movimiento homeopático es uno de los fenómenos más fascinantes de la historia de la medicina. Desde el anuncio de la doctrina a principios del 1800 por su fundador, Samuel Hahnemann, siempre ha habido un grupo de médicos que, aunque familiarizados con la perspectiva médica clásica y con los métodos de curación admitidos oficialmente, han preferido, sin embargo, la alternativa homeopática.

Etiquetas: , , ,

7 noviembre 2008

Accidentes

Filed under: Tratamiento de accidentes — admin @ 11:27

1.   Eléctricos. Sepárese a la víctima con un movimiento firme del conductor eléctrico. Quien hace esta operación debe tomar precauciones para no ser víctima a su vez. No debe tocarse con las manos desnudas a la víctima, y no hay que tomarla con aparatos metálicos o mojados. Los contactos más peligrosos: las suelas de los zapatos y las uñas; además los bolsillos porque en ellos suele haber monedas u objetos metálicos. Se ha de hacer uso de lazos de cuerda o palos bien secos, o de guantes de goma o telas bien secas. El que presta auxilio procurará también aislarse sobre una tabla, estera o trapo seco o sobre una chaqueta en dos o tres dobleces.
Separada la víctima de la corriente, coloqúese horizontalmente, con los brazos extendidos hacia adelante y la cara vuelta a un lado, se le mete el dedo en la boca para sacarle cuerpos extraños que en ella pudiere haber, y un ayudante toma la punta de la lengua con un pañuelo y tira de ella hacia afuera, el otro arrodillado de cara a la cabeza de la víctima, tomándole los muslos entre las rodillas, empieza a practicar la respiración artificial acompasadamente y sin violencia.
El método de Schaefer consiste en que a la víctima, boca abajo, se le comprime la cavidad torácica por presiones rítmicas sobre la espalda y al nivel de las últimas costillas. Continúese la respiración artificial durante horas, si es preciso hasta restablecer la respiración natural. Caliéntese luego al paciente con caloríferos y no se intente hacerle beber hasta que haya recobrado el conocimiento.
2.  En los envenenamientos débese provocar el vómito haciendo cosquillas en la garganta con una pluma o el dedo, haciendo beber agua caliente en mostaza fuerte y agua; luego débese hacer tomar aceite dulce o clara de huevo.
3.   En las hemorragias, ligar con tiras, cinturón, alambre, etc., lo más cerca posible de la herida, impidiendo la salida. Si la sangre sale a borbotones, indica que una arteria ha sido cortada y si mana continuamente, es una vena, llamar inmediatamente al médico.
4.   En los casos de pérdida del conocimiento o desvanecimiento, débese colocar la cabeza del paciente lo más bajo posible aflojándole el cuello de la camisa, ropas, cinturón, etc., a fin de permitir la acción estimulante del aire fresco, rociándole la cara con agua fría y frotándole la piel.
En los ataques débese levantar la cabeza y colocarle compresas de agua fría en la frente, así como sinapismos sobre el pecho y las pantorrillas.
5.  En los casos de insolación débese colocar al enfermo en la sombra y desprenderle las ropas; luego levantarle la cabeza, colocándole compresas frías sobre la frente y el pecho. A continuación débensele sumergir los pies en agua fría y hacerle vomitar; no se le deben dar estimulantes.
6.  En mordedura de perro o de gato cauterizarla inmediatamente con ácido nítrico concentrado. Hacer examinar el animal y si está hidrófobo debe iniciarse inmediatamente el tratamiento antirrábico de la persona mordida.
7.  En caso de embriaguez, el remedio por excelencia es el amoníaco, 12 gotas en un vaso de agua y se agita antes de darlo. Contra la embriaguez habitual se aconseja tomar cada dos o tres horas una cucharadita de la siguiente fórmula:
Agua de cloro…………………….         8 ce.
Decocción de malvavisco   ………………     150 ”
Tintura de capsicum   …………………         2 ”
Jarabe………………………….       20 “

Etiquetas: , , , , , , ,

Abscesos dentales

Filed under: Enfermedades de los dientes — admin @ 11:21

1. Hojas y tallos de tomate 30 gramos, agua 300 grs. Cocimiento.
Háganse buches.
2.  Un higo hervido en agua boricada, partido por la mitad y espolvoreado en su superficie interna con ácido bórico, constituye una excelente cataplasma bucal, es verdaderamente práctico; será bueno aplicarla sobre la región alveolar inflamada, lo más cerca posible de la raíz del diente.

Etiquetas: , , , , , , ,
Este contenido tiene un carácter informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones médicas, consulte siempre con su médico.