21 agosto 2011

Candida albicans

Filed under: Candida albicans — admin @ 16:19

La Candida albicans se instala con frecuencia en las zonas en las que la florasaprófita es “aniquilada’ por la toma de potentes anrünfecciosos, infecciones urinarias, etc. Además, los agentes antimicóricos utilizados (nisiatina, cotrimazol, etc.) suelen agravar a la larga el proceso, ya que eliminan los microorganismos beneficiosos y crean resistencias de los patógenos al propio medicamento, por lo que la enfermedad se recrudece con facilidad al abandonar el tratamiento clásico. En el tratamiento hay que intentar repoblar la ñora autóctona e impedir la reinfección, mediante la administración de altas dosis de “probióticos” (lactohacilus y estreptococo faecalis), por vía oral o, en su caso, intravaginal, en un enema de retención vía rectal.

Por vía tópica, se puede tomar tintura madre de equinácea, caléndula y salvia (40 gotas de cada una en medio vaso de agua). En homeopatía, se dará “Candida albicans 9 CH”, dos o tres veces a la semana asociado al remedio específico de manifestación sintomática. Si se han tomado antibióticos se deberá realizar isoterapia homeopática del antibiótico (homeopatía del antibiótico) para eliminar la “huella tóxica”. Como suplementos antifúngicos encontramos el ácido caprílico (en el aceite de coco), el propóleo y el ajo. La investigación terapéutica se centra en los oxidantes inorgánicos que proporcionan derivados del oxígeno altamente reactivos, como el dioxiclo-ro, un potente antifúngico que puede administrarse por vía oral o tópica.

Etiquetas: , ,
Este contenido tiene un carácter informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones médicas, consulte siempre con su médico.