12 diciembre 2012

¿Cuáles son esos síntomas más importantes?

Filed under: medicina homeopatica — admin @ 15:34

Los cambios de carácter y los deseos instintivos. Tiene mucho valor que a un niño, por ejemplo, le gusten los alimentos grasos cuando otro los rechaza, o que el chico no quiera cosas dulces cuando se supone que todos las adoran, o que chupe la sal del salero o se desviva por la leche…Todos estos son datos de mucho valor que se agregan al conocimiento de ese niño.

Y luego viene la observación de los síntomas generales del niño. Por ejemplo, uno de los más importantes es la transpiración: hay chicos que mojan la almohada, y el médico alópata suele decir ante la consulta que eso no tiene importancia. Para la homeopatía la tiene, y mucha. La transpiración muestra un desequilibrio en el niño. Por ejemplo, los que transpiran muchos los pies, con fuerte olor es probable que estén expresando una gran autointoxicación y curando su organismo a través de eso. Sería un error muy grande combatir esa transpiración.

Esto remite a un principio básico, que nuestro asesor define así: “Respetamos los esfuerzos curativos de la fuerza vital de cada paciente”. ¿Qué significa esto? “Si usted viera cuántas veces tratamos chicos asmáticos, en los cuales buceando los antecedentes personales nos encontramos con un eczema curado con una pomada; es decir, suprimido. Ese niño entonces ya no vuelve al especialista de piel, que está contento porque terminó con el síntoma. Pero a los seis meses aparece el asma. O la colitis ulcerosa, o las co-vulsiones, o la diarrea, o el cambio de carácter. Y entonces dicen: esto es otra enfermedad. No, señor, no es así”.

Uno de los grandes errores de la medicina alopática es considerar que las enfermedades no tienen relación de continuidad. Los homeópatas dan gran importancia a la historia biopatográfica, que es la cadena de procesos que el niño tuvo desde que nació, si fueron respetados, si fueron suprimidos o mal tratados, etcétera. A veces, la actitud del alópata, suprimiendo las enfermedades como si fueran expresiones locales -cada especialista viendo al cuerpo por el agujerito de su especialidad: el oculista los ojos, el dermatólogo la piel, etcétera.-, les hace olvidar que el organismo es un todo.

Etiquetas:

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Este contenido tiene un carácter informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones médicas, consulte siempre con su médico.